Mi_Carta_Lírica_al día_Miami

Bohío cubano

B0HIO CUBANO

Director: Francisco Henríquez

DESNUDO FRENTE AL ÁNGEL

 

No era tiempo de asombros, de repente

tu mano se juntó a la mano mía,

y sin querer mi ocaso se vestía

de overoles de música en la frente.

De pronto el agua como si era puente,

de pronto el puente como si alegría,

y una guitarra tonta al mediodía

rasguñando las cuerdas del poniente.

Un pájaro tu risa. Tu manera

de tenderte a mi sombra y mi palmera

cuando a mi hielo tu fulgor vencía.

Tu recuerdo en la puerta del olvido

y este enjambre de sueños sin sentido

me desnudan la carne todavía.

Rodrigo Pesántez Rodas, Ecuador

“Premio José Vasconcelos”,  1996

EL LABRADOR

Despierta con el alba; se despierta

con el canto del gallo, cuando el viento

todavía es un ay del firmamento

tachonado de estrellas. En la incierta

mañana, casi bruna, pone alerta

el debe y el haber de su elemento:

su lucha, su trabajo, su contento,

su derrota quizá, y acaso cierta.

Pero la luz le pone a contracanto

un reflejo de amor desde su altura,

un vino desgarrado por su empeño.

Y el hombre, medio iluso y medio santo,

a corazón abierto, a sangre pura,

se embriaga en la esperanza de su sueño.

Nicolás del Hierro, España

LA CIEGA Y SUS ESPEJOS

Como no quiero descubrir la nada,
como me gusta el aire de esta escena,
ignoro si humedece o si resuena,
el corazón de tórtola cazada.

Como no admito golpe ni embajada
pues creo que la muerte nunca es buena,
la pobre que alimento casi cena
una tonta merienda, enamorada.

A veces conversando con el plomo:
arráncame ––le digo–– trapos viejos,
y volveré del vino este que tomo

en ceremonias con el no y el lejos;
terca en mi eternidad, porque soy como
la ciega que se mira en sus espejos.

Carilda Oliver Labra, Cuba
De su libro “Desaparece el Polvo”

NICOLÁS DEL HIERRO*

Sobre los mares de la paz humana
navega tu conciencia a sotavento.
Corren olas de vida al son del viento…
y el sol dona su luz a la mañana.

A lo lejos repica una campana.
Un camino se abre en un momento.
Expande un ruiseñor trinos y aliento
al compás de tu lírica fontana.

El fulgor de tu verbo… al infinito
me Hermana, y en mi sangre queda escrito
el verso de tu huella soleada.

Ahora, que ya domino los inviernos,
mi voz acude presta a la alborada
que tus jardines crean de la nada.

CARLOS BENÍTEZ VILLODRES

(Del libro SIMEPRE EN VUELO.
Edita: Área de Cultura del Excmo.
Ayuntamiento de Málaga, 2005

PAS DE DEUX (CON TU CUERPO)

Voy a morir así, de buena gana,
con el placer de amarte todo el día.
Plantaré mi insurgente rebeldía
como dulce visión en tu mañana.

Veladora será la flor que miente,
irónica la parca y su reflejo.
¿Y dónde quedará la voz que alejo,
si la distancia llora reverente?

El hombre es un orate de la niebla
que suspira dolores ancestrales.
Hirientes son los cantos magistrales

cuyos designios la esperanza puebla.
¡Tu bálsamo me salva de estos males,
de mis dardos violentos y verbales!

Odalys Leyva Rosabal, Cuba
De su libro “Pacanda”
Frente de Afirmación Hispanista, 2008

CUANDO EL ROCE DE TU ALA

Cuando el roce de tu ala
me parte el corazón,
en locura de luz resplandeciente
has de gozar mis zumos, Soñador.

Qué locura suspendida de alma en alma.
enraizados tu agua pura y mi candor,
con tu luz de siempreviva ya en mi frente
en la fuente primitiva del Amor!

Qué dorados siderales de campanas
y qué salmos en celeste radiación!
Otra vez tu polvo cósmico en mi mano
enguantará de oro mi dolor.

Y andaré tu mariposa para siempre
sin mi límite de arcilla, en ascensión,
destilada por tu luz de Luz Viviente,
convertida en una gota de Tu amor.

Marta de Arévalo, Uruguay
De su libro  “La luz en que vivo”

EL CAZADOR

Regresaba de caza, mas extravió el camino,
y alegre, al trote vivo de su cabalgadura,
llegóse hasta el albergue pobre del campesino
con una corza muerta cruzada en la montura.

Esa noche la cena se prestigió de vino,
la niña de la casa retocó su hermosura,
y al tierno y suave influjo del calor hogarino
nació el más suave y tierno calor de la Aventura.

Y él marchóse de prisa la mañana siguiente…
Quizás entre la noche ––celestina prudente––,
hizo algún juramento que le entreabrió la puerta;

mas él no recordaba… Marchó por la campiña,
alegre, como vino; y el alma de la niña
cruzada en la montura como una cierva muerta.

Rubén Martínez Villena, Cuba

CON DIOS TODO

Cuando tu corazón esté contrito
por un pesar que el alma te lacera,
acuérdate de Dios que por doquiera
extiende Su poder que es infinito.

Invócalo con fe, pues no hay delito
ni penas que no esfume si sincera
te brota una oración y a tu manera
conversas con Su espíritu bendito.

¡No olvides que sin Dios no tienes nada!
¡En Él encontrarás la paz ansiada
si imploras con fervor Su bendición!

¡Recuerda que con Dios lo tienes todo!
¡Que quedarás sin mácula de lodo
si entregas a Su amor tu corazón!

Hortensia Munilla Tauler, EUA-Cuba
De su libro “Al Compás del Soneto”

Regreso

Sola me he de marchar, como una ola
cansada ya de tanto ir y venir.
si sola me encerraron a vivir,
del mundo escaparé también yo sola.

Soy una milenaria caracola
que al mar hospitalario va a dormir,
un barco siempre a punto de partir
hacia el amanecer de una amapola.

Por claro timonel llevo una estrella
que guarda, como púdica doncella,
su rostro de los ojos de la bruma.

Mañana, cuando el cielo me reclame
y alguna nube lágrimas derrame,
se fundirá mi alma con la espuma.

Ivonne Martín, EUA-Cuba
De su libro  “Con la madera de los sueños”

ANANKASMUS

Temblar por haber visto lo ya visto
ese sol tras el mar, en el oriente,
los dulces arrecifes que se toman
isla negra de perros moribundos.
La tristeza de andar solo en la noche
parado sin mirar en esta sala
de espejos que la muerte va borrando.
Saber que en esta eterna algarabía
se ha de romper el nudo tras la puerta.
Subirás a esconderte iluminado
Subirás a lo oscuro que se cierra.
Alma frágil que en vano te debates,
volverás a las ratas de la orilla.

Liudmila Quincoses Clavelo, Cuba
Frente de Afirmación Hispanista, 2002

DE FUEGO

Ardiente, su sensual naturaleza
en la sangre de Febo se concibe.
Se prodiga fecundo. Lo recibe
la vida, que atesora su riqueza.

Mas, si la llama crece, en su fiereza
todo se amustia… ¡nada sobrevive!
Voraz depredador, el fuego vive
del seno que le  otorga su flaqueza.

Igual que al aire, lo gestó el arcano.
Jamás pudo soltarse de su mano
que inconstante lo extingue o lo incentiva.

Sólo una chispa bastará en la yesca
para que el fuego se propague y crezca:
Hereje o sacro… ¡Su fulgor cautiva!

Eva Falótico Gandolfi
De su libro “Condición de Pájaro”,

BARRANCO DORMIDO

Se despiertan de pronto los sentidos,
y las serpientes  reptan  por mi piel
por beber de mi cuerpo amarga hiel
desbordando barrancos ya dormidos.

Destrozados los dogmas consentidos
hemos roto  esa  torre de Babel
controlando  animal de cascabel
que sin valores  siguen corrompidos.

He sentido  quejidos de quebranto
desgarrando  mi carne con asombro
y un proyecto al futuro del espanto.

De hojarasca otoñal luego te alfombro
por regarte con lluvia  de  mi  llanto;
y al llorar tú reposas sobre mi hombro.

Mª Jesús Lozano Cáceres, Gran Canaria

LA PALOMA VERDE

Hubo una vez una paloma verde,
hubo también un ángel de la ausencia
y hemos soñado tanto con Florencia
cuando el centauro de la noche muerde.

Siempre tendremos una dalia negra,
una mancha de tinta en la alegría,
nuestra alfombra sin vuelos a Turquía,
el goce en la maldad que nos alegra.

¿Quién de todos lanzar podrá la rosa
o la piedra que rompe toda cosa?
Si el hombre es fiera que al sentirse herida,

no sabe si volver a su guarida,
lastimosa gemir cuando ya muere
o afanosa lamer a quien la hiere.

Mercedes Valdés Martínez, Cuba
De su libro “Me  Golpean los Cascos de la Lluvia”

A GUSTAVO ADOLFO BECQUER

De su dueño tal vez esté olvidada,
silenciosa y cubierta ya de gloria,
mas la pluma quedó y en nuestra historia
tu rima y tu leyenda consagrada.

Bello acento, fluida la cascada.
Voz inmortal que hiere la memoria.
Golondrinas vendrán y como noria
elevarán su trino en la escalada.

De vino que se junta con la miel
son tus versos, Gustavo, tus poemas;
leerlos estremece nuestra piel.

Que olvide tu recuerdo nunca temas,
amarga fue tu muerte cual la hiel,
tu memoria, ascua con que me quemas.

Isabel Diez Serrano, España
De Frente de Afirmación Hispanista, 2004

COMO LOS CLAVOS.

El martirio del clavo es saberse clavado.
El martillo orgulloso de ser el autor
Recomienda dar golpes con recto vigor
en la plana cabeza del clavo ocupado.

Duele al clavo ser clavo y estar separado
de los clavos hermanos, en bello montón
donde  todos gemelos dormitan y son
con destino de clavo; pero aún inclavado.

Duele al clavo estar preso, siendo un carcelero
de la tabla y el poste clavados por él,
que ejerciendo es esclavo esposado al esmero

y el esmero motivo de néctar y hiel.
Enterrado se entierra con doble papel.
Como clavo los clavos se clavan primero.

Eliana Godoy Godoy, + Chilena

RECUERDO DE MI AMOR EN TU FIGURA

Tú y yo vivos, entre ruinas y paredes;
tú viniste, consumido, hacia las horas
de besar las madrugadas, las demoras
donde alcanzas lo que quieres y no puedes.
En derredor, un sinónimo de redes
nos rindieron ansiedad y desventura;
a lo lejos, el menguante, la ternura
y a su luz, que en mi temor palidecía,
te embrujó la indescifrable travesía
y el recuerdo de mi amor en tu figura.

Mariana Pérez Pérez, Cuba
De su libro “Cierta Llama”

VELAMEN

Un pez de ojos malos fluye
por los cristales del sueño.
El pez que en otros se apaga
en mi perdura lascivo.

¡Se torna mi corazón
blando cántaro de sal!

Cimbran ayer las espumas
de la inocencia los odres.
Su mirar sube a las costas.
La sombra en la espiga canta.

Ileana Álvarez González, Cuba
De su libro “Los ojos de Dios me están mirando”

EN UN TREN DEL RECUERDO

Estas calles heridas de palomas

con silencios más grandes que los gritos,

son oscuras nostalgias de granitos

desnudas por el tiempo y sus maromas.

Estas calles sin puntos y sin comas

ocultan caras de trenzados mitos

en los roncos diluvios infinitos

que nos ladran en todos los idiomas.

Y en la espera que el sol se me desborde

en estas calles donde el alma llueve,

de Serrat, voy fumando algún acorde

en los ojos cansados de esta nieve

donde suda la luz por cada borde

en un tren del recuerdo de las nueve.

Jesús Álvarez Pedraza, EUA-Cuba

MAR

Bestia divina. Mi perfil herido

que a zarpazo en tu orilla se desata,

con su lengua salobre te rescata

de cadenas de espuma y de bramido.

Suelto mis barcos de papel y mido

tus exactos dominios de pirata,

a ver si el corazón se me dilata

o en tu testa lo dejas embestido.

Ah, dame tu demencia de lirismo,

oculta con tu voz en el abismo

rosado y musical de un caracol.

Y en tus horas de lánguidos cristales,

apágame en tu lecho de corales

y enciéndeme en la puesta de tu Sol.

Gonzalo Espinel Cedeño, Ecuador

De su libro  «Árbol con Alas»

DE LA SOLEDAD

Yo también te conozco, oscura dama

vestida de silencios y de olvido,

de pájaros lejanos, solo el nido,

el mutis de una lágrima en la cama.

El té por hacer, la voluble llama,

la puerta por abrir, el pan dormido,

el poema amarillento, enmudecido,

amor que es sólo sombras, no la flama.

Arde en la piel una canción de muerte,

la barca a la deriva a contrafuerte.

Te siento, soledad, acepto el reto

y mientras sueño el canto de los trigos,

con Cronos y la Parca por testigos

de tu espada me sangra este soneto.

Lorenzo Suarez Crespo, Cuba

AMOROSA PRESENCIA

El cielo de la noche cayó sobre el jazmín

y fue más alto el muro siguiendo a las estrellas

Ebrio, trepé la escala del perfume

detrás de tus cabellos…

Más alto aún, al ritmo del deseo.

sólo entrevisto entre las varas verdes.

desafiante, el muro.

La ventana encendida

promete acaso tu mirada breve

tras los visillos, distraídamente…

Ebriedad suprema,

el jazmín va de ronda por tu calle.

Asciendo hasta tus ojos

por la cortina de luz

que atraviesa los cristales

en el instante mismo en que tus manos

cerraron las persianas.

Julio Pérez Tejera, Gran Canaria

De  su libro “Amorosa Presencia”

 

 

 

Origen: CARTA_LÍRICA_DESDE

Carilda_Oliver_Labra_y mucho más

 arilda foto agosto 2015CIMG2032 (5)Carilda_Oliver_Labra_y mucho mas 

“Premio Jose Vasconcelos” 2002

 

maria-jesus-lozano-caceres-esta-voragine-del-mar-que-soy

 LA CIEGA Y SUS ESPEJOS
Como no quiero descubrir la nada,
como me gusta el aire de esta escena,
ignoro si humedece o si resuena,
el corazón de tórtola cazada.
Como no admito golpe ni embajada
pues creo que la muerte nunca es buena,
la pobre que alimento casi cena
una tonta merienda, enamorada.
A veces conversando con el plomo:
arráncame ––le digo–– trapos viejos,
y volveré del vino este que tomo
en ceremonias con el no y el lejos;
terca en mi eternidad, porque soy como
la ciega que se mira en sus espejos.
Carilda Oliver Labra, Cuba
De su libro “Desaparece el Polvo”
 NICOLÁS DEL HIERRO*
Sobre los mares de la paz humana
navega tu conciencia a sotavento.
Corren olas de vida al son del viento…
y el sol dona su luz a la mañana.
A lo lejos repica una campana.
Un camino se abre en un momento.
Expande un ruiseñor trinos y aliento
al compás de tu lírica fontana.
El fulgor de tu verbo… al infinito
me Hermana, y en mi sangre queda escrito
el verso de tu huella soleada.
Ahora, que ya domino los inviernos,
mi voz acude presta a la alborada
que tus jardines crean de la nada.
CARLOS BENÍTEZ VILLODRES
(Del libro SIMEPRE EN VUELO.
Edita: Área de Cultura del Excmo.
Ayuntamiento de Málaga, 2005
Sigue leyendo “Carilda_Oliver_Labra_y mucho más”

Efrén Rebolledo, México

EL BESO DE SAFO

Más pulidos que el mármol transparente,
más blancos que los blancos vellocinos,
se anudan los dos cuerpos femeninos
en un grupo escultórico y ardiente.

Ancas de cebra, escorzos de serpiente,
combas rotundas, senos colombinos,
una lumbre los labios purpurinos,
y las dos cabelleras un torrente.

En el vivo combate, los pezones
que se embisten, parece dos pitones
trabados en eróticas pendencias.

Y en medo de los muslos enlazados,
dos rosas de capullos inviolados
destilan y confunden sus esencias.

Efrén Rebolledo, México (1877-1

Rubén Martínez Villena

EL CAZADOR

Regresaba de caza, mas extravió el camino,
y alegre, al trote vivo de su cabalgadura,
llegóse hasta el albergue pobre del campesino
con una corza muerta cruzada en la montura.

Esa noche la cena se prestigió de vino,
la niña de la casa retocó su hermosura,
y al tierno y suave influjo del calor hogarino
nació el más suave y tierno calor de la aventura.

Y él marchóse de prisa la mañana siguiente…
Quizás entre la noche ––celestina prudente––,
hizo algún juramento que le entreabrió la puerta;

mas él no recordaba… Marchó por la campiña,
alegre, como vino; y el alma de la niña
cruzada en la montura como una cierva muerta.

Rubén Ma

 

rtínez Villena, Cuba

Regino E Boti

CONNUBIO Y VISIÓN EN LA ALCOBA

Consumado el placer, un nerviosismo
sutil y doloroso me espolea,
y la carne invencida se recrea
en ese breve vértigo de abismo.

La acendrada ignición del erotismo
pone sobre mis párpados su hiblea;
y en mis ojos cerrados se pasea
la roja caravana del sadismo.

Entonces ella, de mi ardor triunfante,
rompiendo la estrechez de aquel connubio,
salta del lecho con andar de loba.

Eva, la vi, bajo el reflejo rubio,
blanca y desnuda: parecía un gigante
lirio que deambulaba por la alcoba.

Regino E. Boti, Cuba

Mariblanca Salas Alomá

YO, CRIMINAL…

Brillaron sus ojos con negros fulgores,
fulgores extraños de herido león;
terrible, en sus labios, sus labios traidores,
vagó una sonrisa de dura agresión.

“Escucha  –me dijo–: Errando en la selva,
perdido de celo,  matarle juré…
Le vi en la espesura… No esperes que vuelva
tu Amado… ¡No esperes…! ¡Que yo lo maté!”

Febril, indignada, me erguí; lancé un grito;
sentí ante mis plantas abrirse el maldito
abismo insondable de un sino fatal…

¡Y entonces, cediendo a fatídico impulso,
alcé enloquecida mi brazo convulso,
y en medio del pecho le hundí mi puñal…!

Mariblanca Saras Aloma, Cuba

Un abrazo de Carilda vale un mundo

  1. carilda abrazoCuba abraza a Fredo Arias de la Canal: (decir Carilda Oliver Labra, es decir Cuba), en la más elevada sonoridad del verbo. Raydel, el esposo de Carilda, (detrás) sonríe feliz.La poeta matancera es Premio “José Vasconcelos ”, honor que han recibido otros cuatro cubanos: Salvador Bueno Menéndez, Francisco Henríquez Domínguez, Nuria Gregori Torada y Lorenzo Suárez Crespo. Un alto honor para una nación pequeña. Además, en las últimas dos décadas el Mecenas del Frente de Afirmación Hispanista ha realizado una intensa labor literaria en Cuba. Entre las más sobresalientes,  junto con los premios Vasconcelos, está la publicación de Antología Cósmica de Ocho Poetas Cubanas: (1998), y Antología de la Poesía Cósmica Cubana, (año 2000, en tres tomos), obra que recoge ejemplos de la poesía cósmica cubana desde Silvestre de Balboa (1563-1649), hasta el año 2000, en que culminó este encomiable trabajo literario que recoge a más de medio millar de voces cubanas. Aparte de las innumerables publicaciones hechas individualmente a casi todos los poetas cubanos.A todo esto añade en el año 2014 la inauguración del Centro Cultural Carilda Oliver Labra en la ciudad de Matanzas, Biblioteca que perpetuará el nombre de la insigne poeta matancera, digna representante del valor patriótico y poético, de la patria de José Martí.De más reciente hechura ha auspiciado dos concursos literarios en décimas. El más reciente dedicado a los patriotas cubanos. En Gratitud a cuya meritoria labor, dedico este trabajo a don Fredo Arias de la Canal, presidente del Frente de Afirmación Hispanista, A.C., por el acierto que tuvo al convocar un certamen literario, enalteciendo a  los Mambises cubanos.